La corrección de estilo del propio texto: El cuento de nunca acabar

Después de un año y medio de escritura casi diaria, afronto el que será el (pen)último borrador de mi novela (penúltimo porque, como solía decir mi padre, “El último es cuando uno se muere”) y que consistirá básicamente (aparte de algunos detalles de contenido) en la (auto)corrección de estilo. No contaré aquí cómo ha sidoSigue leyendo “La corrección de estilo del propio texto: El cuento de nunca acabar”